SOMBRA AUSENTE
Mi sombra era azul cuando era sombra,
aureolas de mar con tenue acento,
un ansia de ser en la avenida
oscura que da al pensamiento,
mi sombra quería el agua y la vida,

cuando era tan solo eso, viento,
mi sombra a veces sonreía,
otras veces, era mi espejo;
en amplios renglones de poesía,
sus notas aún suenan adentro,

en tibias mañanas se sentía
henchida de azar sobre su eco,
sus manos que hoy parecen frías
me daban el fuego del aliento,
mi sombra perdió mi compañía,

serena la noche que era mía
rompía el oprobio del silencio,
un algo terroso anochecía
sobre el clamor de los desiertos,
mi sombra se pierde por el día,

anduve a solas, la luz tardía
portaba la lumbre y el destierro,
una sombra foránea se reía
contenta por ver mi desconcierto,
ahora mi sombra se me caía,

no pude saber si estaba muerto
en rojas estrofas escondidas
al paso descalzo de los versos,
otra silaba también languidecía
llorando la soledad y el miedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s