TRAS EL CIRCO
Veinte funambulistas locos subían al trapecio
en hormas de payasos, los clowns arlequinados
rebuscaban en la basura unos huesos
y un torpedista ruso desquiciaba
al rector de los bajos sentimientos,
los ebrios plañideros criaban osos
en jaulas de mimbre y desconcierto,
las barbudas damas con enaguas
rascaban mandolinas con los dedos
y un gorila rabioso y caprichoso
llevaba un paraguas terciopelo,

leguas de carromatos y jaranas,
encinta se ajaban las doncellas
y un venerable tahúr de ojos rojos
mascaba las palabras en silencio,
la gitanilla echaba la fortuna
en un pañuelo roto y bermejo,
la diablesa de fatídico rostro
silbaba la canción del hombre muerto,
una jaca flaca y grumosa
pacía la pastura en los techos,

de noche los gatos de la enana
yacían furibundos en su celo,
y el negro en hinojos y lloroso
alzaba sus manos a los cielos,
mientras un zagal con su navaja
retaba al domador de los camellos,
los leones se secaban los dientes
en rumores de haber comido bueno
y una mona dentuda y barrigona
saltaba en la carpa del cochero,

unas bailarinas de tutú rosa
danzaban al son de los boleros,
nínfulas de amargo descabello
lucían las carnes como el hielo
y una banda de loros ambulantes
muñían los pífanos andariegos,
los ejes, los coros, las norias
giraban en circos con sombrero
y la tarde, que siempre llega tarde
despereza el afán del dinero,
jirafas con manchas en los lomos
subían y bajaban sus pescuezos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s